www.alcarria.org, el portal de Guadalajara    
    SERVICIOS
 Home   Crucigrama   Tiempo   Horóscopo   Sorteos   Estrenos de Cine      
Parajes Naturales
Románico Rural
Camino del Cid
Alto Jarama
     Guía comercial
     Mercado inmobiliario
     Subastas
     Anuncios Clasificados
     Callejero
     Prensa
     Teléfonos Públicos
     Deportes
     Transportes
     Buscadores

     TURISMO
     Hoteles
     Fiestas de pueblos
     Visita virtual
     Oficinas de Turismo
     Turismo rural
     Rutas

     OCIO
     Chat
     Juegos Online
     Mas Juegos PC
     Foros de Guadalajara
     Conciertos
     Eventos
     Enviar postales
     Libro de visitas
     Erótico Chica del día
     Erótico Chico del día
     Álbum de fotos
     Club de Alcarreños
     Preferencias
     Descargas
     Vídeos
     Maquetas MP3
     Páginas amigas    

     UTILIDADES
     Información D.G.T.    
     Mapa desde Satélite    
     Asteroides cercanos    
     Simulador Nasa    
 

PARAJES NATURALES

Otro de los grandes atractivos de nuestra comarca hay que buscarlo en los paisajes naturales que dibujan las Sierras de Ayllón que incluye la Reserva Nacional de Caza de Sonsaz-, de Reía, el Alto Rey, Ministra o el Pico del Ocejón (a 2.048 metros de altura). Desde aquí se pueden contemplar panorámicas en las que se conjugan de manera armónica barrancos, embalses artificiales, pinares, quejigares, sabinares o hayedos.

Una de las joyas de la Sierra Norte es el Hayedo de Tejera Negra, en Cantalojas, declarado Parque Natural en 1978. A este parque natural protegido habrá que añadir próximamente el barranco del Río Dulce, en las inmediaciones de s¡gúenza y también en término municipal de Mandayona, Sauca, Torremocha del Campo y Algora. En esta caso, la Consejería de Agricultura y Medio Ambiente de Castilla-La Mancha declarará paisaje protegido el cañón fluvial del río Dulce, además de una zona periférica de protección.

El Hayedo de Tejera Negra, que abarca el valle del río Sorbe y la umbría del río Lillas tiene una superficie de 1.641 hectáreas. Su bosque de hayas, uno de los más meridionales de Europa, se convierte para los amantes de la naturaleza en punto obligado de visita a lo largo de todo el año, aunque de forma especial durante el otoño por la variedad cromática que se puede contemplar. A las hayas les acompañan otras especies como el acebo, el tejo, el abedul, los robles o los pinos.

Mientras, el río Dulce y su cuenca se incluyen desde el punto de vista geográfico en las parameras de la Alcarria. De manera que se trata de una amplia región llana y elevada que está cortada por una red fluvial muy encajada que da lugar a profundos barrancos. Esta configuración da lugar a un paisaje singular que sirve de hábitat a una interesante representación de aves rapaces, mamíferos carnívoros, vegetación de ribera y en general a especies asociadas a roquedos, farallones y cortados fluviales.

Sin embargo, la riqueza y los encantos del Barranco del Río Dulce se ven ampliados gracias al patrimonio religioso de su entorno, sus casas medievales, los ejemplos de arquitectura popular -parideras, corrales, palomares-o los castillos.

Otros espacios naturales que guarda la Sierra Norte son el Valle del Cañamares, desde la presa de Pálmaces hasta Pinilla de Jadraque, caracterizado por la vegetación de ribera y cortados calizos, la Chorrera de Despeñalagua en Valverde de los Arroyos - un salto de agua de unos 100 metros-, la cueva de Harzal en Olmedillas, los sabinares y la pequeña «ciudad encantada» de Tamajón o la Laguna de Somolinos, de origen glacial y donde nace el río Bornova. Precisamente serán los ríos que recorren la sierra -El Bornova, el Jarama o el Cañamares- los que en su discurrir configuren barrancos de gran belleza, al tiempo que sus aguas frías y cristalinas serán recogidas en los pantanos de Pálmaces, Alcorlo y El Vado. Así encontramos parajes singulares originados por estos ríos en el Jarama, entre los municipios de Retiendas y Puebla de Valles o el valle del río Salado, entre Santamera y Huérmeces del Cerro, en cuyos barrancos encuentran cobijo una significativa población de buitres.